+
Información

Huesos rotos

Huesos rotos

¿Cómo puedo saber si mi bebé se ha roto un hueso?

Tomar esta determinación por su cuenta puede ser difícil, pero es probable que el hueso no esté roto, solo se haya torcido. Los huesos de los bebés son tan flexibles que rara vez se rompen. Si la lesión de su bebé solo se hincha un poco y no parece sentir mucho dolor, está bien tratar la lesión con hielo (ver más abajo) y esperar uno o dos días antes de llamar al médico. Si la hinchazón baja y las cosas parecen estar mejorando, probablemente fue un esguince. Pero si la lesión no mejora o empeora, es hora de llevar a su bebé al médico para un examen. Por supuesto, si está realmente preocupado o no conoce el alcance de la lesión, debe pecar de cauteloso y consultar al médico.

Aquí hay algunos otros signos de advertencia de un hueso roto:

  • Un chasquido
  • Moretones
  • Ternura al tacto
  • Dolor severo, especialmente en un lugar.
  • Mayor dolor con cualquier movimiento (no asuma que si su bebé puede mover la extremidad o el dedo no está roto, eso es un cuento de viejas)
  • Rigidez
  • Cojear o incapacidad para pararse o caminar (para un niño que puede caminar)
  • Negarse a pararse o caminar
  • Una extremidad que parece doblada o fuera de posición.

¿Qué pasa si puedo ver un hueso que sobresale de la piel de mi bebé?

Si su bebé tiene un accidente que hace que un hueso le atraviese la piel, llame al 911 (si también sospecha que tiene una lesión en el cuello, la espalda o el cráneo) o llévelo a la sala de emergencias de inmediato. Este tipo de rotura se denomina fractura abierta; debido al sangrado y al riesgo de infección, es el tipo de rotura más peligroso. No lo toque por ningún motivo, ni siquiera para lavarlo. Para reducir el riesgo de infección, cubra la herida abierta con un pañal de tela limpio o gasa estéril y llame al 911 o diríjase a la sala de emergencias más cercana de inmediato.

¿Qué debo hacer si creo que mi bebé se ha roto un hueso?

Lo mejor que puede hacer es proteger e inmovilizar el área lesionada, asegurándose de que su bebé no empeore el daño, consuele y obtenga atención médica de inmediato. Si sospecha que tiene una fractura de cráneo, cuello, espalda o pelvis, no mueva a su bebé. Llame al 911 de inmediato. En otros casos, llame a su proveedor de atención médica. Si su bebé tiene una fractura que no pone en peligro la vida, es probable que su médico le diga que lo lleve al consultorio o la sala de emergencias para un examen (y posiblemente radiografías) y le dé consejos sobre cómo moverlo de manera segura. No le dé a su bebé nada de comer ni de beber, ya que puede retrasar el tratamiento médico; si es necesario restablecer el hueso o si su bebé requiere cirugía, los médicos tendrán que esperar para administrarle anestesia hasta que tenga el estómago vacío. Y nunca intente enderezar o cambiar la posición de una articulación dislocada o un hueso roto. Podría empeorar la lesión.

También deberá estar atento a los síntomas de shock o hemorragia interna. Llame al 911 o vaya a la sala de emergencias más cercana de inmediato si su bebé tiene heridas visibles en la cabeza, el pecho o el abdomen o si tiene alguno de estos síntomas:

  • Pulso débil, rápido o irregular
  • Piel húmeda o azulada
  • Respiración rápida y superficial
  • Confusión o pérdida del conocimiento
  • Toser o vomitar sangre

¿Cómo sé si es seguro mover a mi bebé?

A menos que sospeche de una lesión grave en la cabeza, el cuello o la columna, debería estar bien moverlo. Pero si su hijo tiene una fractura grave, es importante inmovilizar primero el hueso o la articulación lesionados. Esto minimizará cualquier lesión adicional y facilitará el movimiento de su bebé. El método que utilice para proteger el área lesionada depende de dónde se encuentre la lesión (consulte a continuación).

¿Qué debo hacer si no puedo obtener ayuda médica de inmediato?

Los analgésicos para niños de venta libre, como el paracetamol y el ibuprofeno, pueden ayudar a aliviar el dolor. Aparte de eso, siga el ICES Acercarse: Hielo, compresión, elevación, soporte. Así es cómo:

  • Hielo disminuye el dolor y la hinchazón. Si no tiene una bolsa de hielo, envuelva algunos cubitos de hielo en un paño de cocina o una bolsa de plástico y tritúrelos con un martillo o golpeándolos contra la encimera de la cocina. O simplemente tome una bolsa de verduras congeladas del congelador y envuélvala en una toalla. Sostenga la bolsa de hielo contra el área lesionada durante al menos 20 minutos, cuatro veces al día.
  • Compresión Disminuye la hinchazón. Después de que haya congelado la lesión, envuelva un vendaje elástico o de tela alrededor de la extremidad lastimada. Debe estar ceñido pero no apretado; debe poder meter un dedo entre el vendaje y la piel. Revise la tensión con frecuencia; si la extremidad continúa hinchándose, el vendaje podría volverse doloroso.
  • Elevación disminuye el dolor y la hinchazón. Si puede hacer que su bebé se quede quieto, coloque una almohada debajo de la extremidad afectada para que esté elevada aproximadamente a 6 pulgadas por encima de su corazón.
  • Apoyo ayuda a inmovilizar la extremidad y reduce el dolor. Coloque una férula en la extremidad afectada. Si sospecha que tiene un brazo, una costilla o una clavícula rotos, use un paño o un cabestrillo para pañales para mantener el brazo en una posición doblada junto al cuerpo de su bebé.

¿Cómo inmovilizo un hueso que se sospecha que está roto si no puedo obtener ayuda médica de inmediato?

Si su bebé tiene un mal descanso, lo mejor que puede hacer es llamar al 911; los paramédicos conocerán la forma más segura y efectiva de inmovilizar la lesión de su bebé y trasladarlo al hospital. Pero si el 911 no es una opción (está acampando, por ejemplo), use lo que tenga a mano para crear una férula simple. Por ejemplo, puede usar una regla, un rollo de toallas de papel, una almohada pequeña y firme, un libro para colorear enrollado o cualquier otro objeto recto y firme. Asegúrese de que la férula sea un poco más larga que el hueso y la articulación que está sosteniendo. Envuelva el elemento de soporte con un pañal o un paño suave para proteger la piel, luego use pañuelos, cinturones, tiras de tela, cordones de zapatos, bandanas o lazos para atarlo en su lugar, sin mover la extremidad lesionada, en las articulaciones por encima y por debajo. . Si la parte inferior de la pierna de su bebé está rota, por ejemplo, le ataría la férula en la rodilla y el tobillo. Para una clavícula fracturada, coloque el brazo del lado lesionado en un cabestrillo y ate el cabestrillo alrededor del hombro del lado opuesto.

Si puede mover a su bebé sin causarle mucho dolor, omita la etapa de entablillado y llévelo a la sala de emergencias o al consultorio del médico. La inmovilización es más importante para las lesiones graves y cuando un viaje a la sala de emergencias puede llevar horas.

¿Qué consejo específico puede dar para una fractura de brazo, muñeca o mano?

Comience con el enfoque ICES descrito anteriormente. Luego, si se lesiona la mano o la parte superior del brazo, haga un cabestrillo para sostener el brazo. Dobla un trozo de tela grande en forma de triángulo. Deslice suavemente la parte ancha del triángulo debajo del brazo lesionado. Ate los dos largos cabos sueltos alrededor del cuello. Asegúrese de que el cabestrillo esté lo suficientemente ajustado para sujetar el brazo cómodamente.

Si se fractura un hueso del antebrazo o la muñeca, use un periódico doblado o una revista acolchada con una toalla o una almohada pequeña para crear una férula que inmovilice y proteja el hueso roto. Coloque la parte inferior del brazo en la férula, sosteniendo el área lesionada. Ate la férula alrededor del brazo con tiras de tela a cada lado de la rotura. Después de asegurar la férula, haga un cabestrillo para sostener el brazo (vea arriba).

¿Qué consejo específico puedes dar para un dedo roto?

Levante el dedo por encima del nivel del corazón de su bebé para ayudar a minimizar la hinchazón. Aplique una compresa fría durante 10 a 15 minutos. Luego, entablille el dedo roto colocando un trozo de tela o algodón entre el dedo lesionado y el que no está lesionado y uniendo los dos dedos con cinta adhesiva.

¿Qué consejo específico puedes dar para una pierna rota?

Siga el método ICES descrito anteriormente, luego, si la lesión está debajo de la rodilla, haga una férula. Las tablas o palos funcionan mejor. Si no están disponibles, puede usar una manta. Coloque una tabla en la parte exterior de la pierna, extendiéndose desde la cadera hasta el talón. Coloque el otro en el interior, extendiéndose desde la ingle hasta el talón. Rellene las tablas con mantas o almohadas para proteger la pierna. Luego, ate las tablas en su lugar en la ingle, el muslo, la rodilla y el tobillo con tiras de tela. Para una férula de manta, enrolle la manta y colóquela entre las piernas de su bebé. Luego, ate las piernas a la altura de la ingle, el muslo, la rodilla y el tobillo.

Si la lesión es en la parte superior de la pierna o en la cadera, no mueva a su hijo a menos que sea absolutamente necesario. Llame al 911 para obtener ayuda. Si debe mover a su bebé, haga una férula con tablas. Una tabla debe extenderse desde la axila de su hijo hasta el talón. El otro debe llegar desde la ingle hasta el talón. Rellene el interior de las tablas con toallas o almohadas y átelas en su lugar con tiras de tela en el pecho, la cintura, la ingle, el muslo, la rodilla y el tobillo de su hijo.


Ver el vídeo: HUESOS ROTOS (Enero 2021).