Información

Pautas de seguridad para juguetes

Pautas de seguridad para juguetes

Los juguetes son los tesoros de la infancia. Pero si no tiene cuidado, los juguetes también pueden ser peligrosos.

Según la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de EE. UU. (CPSC), en 2015 se trataron más de 250,000 lesiones relacionadas con juguetes en las salas de emergencia de los hospitales de EE. UU. De ellas, aproximadamente un tercio involucró a niños menores de 5 años.

Para mantener a su hijo seguro, siga estas pautas al elegir juguetes.

  • Elija juguetes apropiados para su edad. La mayoría de los juguetes muestran una etiqueta de "edad recomendada", que puede usarse como punto de partida en el proceso de selección. Sea realista sobre las habilidades y el nivel de madurez de su hijo al elegir un juguete apropiado para su edad. Los juguetes que tienen proyectiles, por ejemplo, nunca son adecuados para un niño menor de 4 años, e incluso algunos niños de 6 años no son lo suficientemente maduros para manejarlos. Asimismo, si tu hijo de 3 años todavía se lleva todo a la boca, espera un poco más para regalarle juguetes y juegos con piezas y piezas pequeñas.
  • Elija juguetes que estén bien hechos. Los juguetes usados ​​heredados de parientes mayores o hermanos o comprados en ventas de garaje pueden estar gastados o deshilachados, lo que a veces puede ser peligroso. Revise todos los juguetes, nuevos o usados, en busca de botones, baterías, hilos, cintas, ojos, cuentas y piezas de plástico que puedan morderse o romperse fácilmente. Asegúrese de que la cola de un animal de peluche esté bien cosida y que las costuras del cuerpo estén reforzadas. Las piezas de otros juguetes deben estar bien fijadas. Asegúrese de que no haya bordes afilados y que la pintura no se esté pelando.
  • Piensa en grande. Hasta que su hijo cumpla 3 años, las partes del juguete deben ser más grandes que su boca para evitar la posibilidad de asfixia. Para determinar si un juguete presenta un riesgo de asfixia, intente colocarlo en un rollo de papel higiénico. Si un juguete o parte de un juguete puede caber dentro del cilindro, no es seguro.
  • Asegúrese de que su hijo esté físicamente preparado para el juguete. Por ejemplo, los padres de niños mayores pueden comprar una bicicleta de un tamaño demasiado grande para no tener que comprar una bicicleta nueva el próximo año. Esta táctica puede provocar lesiones graves si un niño no tiene las habilidades físicas para controlar la bicicleta más grande.
  • Sáltate los globos. Pueden ser adornos de fiesta alegres y divertidos para rebotar, pero los globos de látex son la principal causa de muerte por asfixia relacionada con juguetes en los niños. Cuando se ingieren, los globos desinflados (o pedazos de globos reventados) pueden formar un sello hermético en las vías respiratorias de un niño y hacer que sea imposible respirar.
  • No recoja juguetes pesados. ¿Su hijo podría sufrir daños si se le cayera encima? Si es así, pase.
  • No recoja juguetes con una cuerda o cordón de más de 12 pulgadas. Un cordón se puede enrollar fácilmente alrededor del cuello de un niño pequeño y causar estrangulamiento. Una vez que su hijo pueda trepar sobre sus manos y rodillas, retire los gimnasios de la cuna y los móviles colgantes de su cuna. Esté particularmente atento a los juguetes viejos. Por ejemplo, un modelo más antiguo de una cocina de juegos popular puede tener un teléfono conectado con un cable potencialmente mortal, mientras que el último modelo de la misma cocina tiene un teléfono inalámbrico más actual y seguro.
  • Evite los juguetes con imanes pequeños. La CPSC llama a los imanes un peligro oculto para el hogar. Los imanes pequeños y potentes se utilizan a menudo en los juguetes y pueden caerse del juguete y ser tragados por un niño. Dos o más imanes ingeridos (o un imán y un objeto metálico) pueden ser atraídos entre sí a través de las paredes intestinales, retorciendo y pellizcando los intestinos y causando agujeros, obstrucciones, infección o algo peor si no se descubren y tratan rápidamente. Entre 2009 y 2011, la CPSC recibió informes de 22 accidentes que involucraron a niños que se tragaron imanes, incluidos 11 incidentes que resultaron en cirugía. La agencia recomienda mantener los juguetes con imanes fuera del alcance de los niños menores de 14 años.
  • Cuidado con los juguetes tóxicos. Incluso cuando encuentre un juguete que parezca seguro, querrá asegurarse de que no esté hecho con productos químicos que puedan dañar a su hijo. Los ftalatos o "plastificantes" se utilizan para hacer que el plástico sea más flexible y duradero, y estos productos químicos se encuentran en muchos juguetes. El cadmio, el plomo, el mercurio y el arsénico son otros productos químicos que puede encontrar en todo, desde muñecos y muñecos de acción hasta joyas para niños y peluches.

Para obtener más información, consulte los consejos de EcoCenter.org sobre compras para niños. El sitio web clasifica miles de juguetes (y otros productos) por marca, tipo y peligro químico. Utilice el cuadro de búsqueda para obtener información sobre un juguete específico.


Ver el vídeo: Normas de seguridad para juguetes infantiles. Al Rojo Vivo. Telemundo (Junio 2021).